Categoría - Publicidad digital

CÓMO ELABORAR UNA ESTRATEGIA DE E-MAIL MARKETING EN 4 PASOS

Aunque siempre se dice que los planes improvisados son los que terminan saliendo mejor, en el mundo online es muy necesaria la organización y además, tiene que estar bien planeada. Si hablamos de E-mail Marketing, tener una estrategia de comunicación es fundamental para conseguir los objetivos que tengas en mente.

¿Pero por dónde debes empezar? ¿Cómo debes organizarla? ¿Qué puntos debes tener en cuenta? Para ayudarte a decidir qué camino debes tomar si lo que quieres es empezar a enviar campañas de mailing, vamos a contarte en este post cuál es la forma correcta de planear una estrategia y qué vas a necesitar para ello.

Hacer mailing es uno de los métodos de promoción que más beneficios retribuye en comparación a su bajo coste, por lo que si lo que quieres es utilizar el email marketing para vender estás en el sitio correcto. ¡Vamos a por la estrategia!

 

BENEFICIOS ESTRATEGIA DE E-MAIL MARKETING

Como te íbamos diciendo, el E-mail Marketing bien planeado y ejecutado puede devolver unos resultados muy suculentos.

Es tan versátil y flexible, que puede usarse para comunicarse con los clientes en casi cualquier situación, de una manera directa, lo que permite que cada empresa pueda adaptarlo perfectamente a sus necesidades y las de sus usuarios. Esto fomenta la fidelización y aumenta la posibilidad de conversiones…. ¿Justo lo que estabas buscando no?

Usando una aplicación de E-mail Marketing también podrás medir los resultados de tu campaña, ventaja extra que no suelen ser habituales en otros métodos de promoción.

¿CÓMO CREAR UNA ESTRATEGIA DE E-MAIL MARKETING?

Una vez que tengas un poco de idea sobre qué estilo seguir y en qué consiste, tendrás que empezar a pensar en tu plan. ¿Y qué es lo primero que tendrás que decidir?

1. FIJA TU PÚBLICO OBJETIVO

Por un lado, tenemos tu empresa y por el otro, tu público. ¿Quién es? ¿Qué vas a decirles? Es algo que debes tener absolutamente claro desde el primer momento ya que cualquier decisión que tomes a raíz de este punto estará claramente influenciado.

El éxito de la estrategia de E-mail Marketing se basa en adaptarse por completo al perfil de las personas que están al otro lado. Tanto la forma que tengas de comunicarte con ellos como lo que les ofreces dependerá de cómo sean. Es absolutamente necesario que investigues lo más a fondo posible y seas capaz de meterte en su piel para generar el contenido de manera más efectiva.

2. ¿CÓMO VAS A PROMOCIONAR TUS PRODUCTOS?

Una vez identifiques el tono que debes utilizar con tu público, tendrás que decidir qué vas a venderles y de qué manera. Una de las mayores ventajas del E-mail Marketing es que es totalmente flexible. En tu Newsletter puedes incluir las novedades, un catálogo entero de tus productos, consejos, descuentos, promociones, noticias del sector… Investiga sobre las mejores técnicas, prueba con el Storytelling, aplica técnicas de Growth Hacking, e-botones Call-to-Action… ¡Potencia tu marca y todos los beneficios que podría aportarle a tus clientes!

3. ¿Y CUÁNDO?

La eterna duda sobre el email marketing, ¿cuál es la frecuencia adecuada para enviar boletines? ¿Estaré enviando demasiados, estaré enviando muy pocos? Para encontrar el punto ideal de envíos, una vez más, dependerá de tus objetivos, tu público y la cantidad de contenido que generes.

Planea según la lógica, a no ser que quieras ser el más pesado del buzón de entrada, no puedes enviar 3 newsletter al día. ¿Quieres consejos sobre buenas ocasiones para hacerlo?

  • Puedes hacer Mailing para dar la bienvenida a tus nuevos suscriptores.
  • O para informarles de alguna promoción en especial.
  • También puedes informarles de las novedades generales de tu marca, por ejemplo, un par de veces al mes. Bueno, si tienes mucho contenido podría ser incluso una vez a la semana.
  • Cuando es su cumpleaños o el aniversario de tu marca…
  • Y sí, también puedes avisarles con un Newsletter si estás organizando algún evento.

Como puedes ver, el contenido que generes y lo activo que sea tu negocio marcará la frecuencia de envíos. Si generas contenido realmente interesante puedes permitirte hacer E-mail Marketing (casi) con todo lo que quieras y será bien recibido.

4. ¡A REDACTAR!

Una vez que hayas decidido todo los puntos comentados detenidamente, ya puedes ponerte a diseñar una Newsletter. Si usas una aplicación de E-mail Marketing, tendrás plantillas que podrás personalizar a tu gusto y de manera sencilla, facilitando la tarea. ¿Qué puntos debemos tener en cuenta para ello?

  • El asunto es clave. Necesitas que enganche, sorprenda, que de ganas de abrir ese email irremediablemente.
  • Un bodycopy potente… Pero, no largo. Siempre breve y conciso, si te extiendes demasiado serán muy pocos los que dedicarán el tiempo necesario a leerte. Redacta de manera clara, sin mucha poesía ( a no ser que entre en tu estilo…).
  • Gestionar los contactos. Una buena segmentación de los mismos te ayudará a organizar tus envíos de manera más precisa, ya que llegará un momento en el que no querrás enviar el mismo contenido a toda tu lista.
  • ¡Disfruta del proceso! Ante todo, ten siempre en mente que lo que estás creando debe ser algo que la otra persona debe recibir con mucha ilusión, así que pon todo tu esfuerzo en ello.

¿PUEDES EMPEZAR CON TU CAMPAÑA DE MAILING?

¡Ya tienes todos los ingredientes necesarios! Dedica el tiempo suficiente a investigar el mercado y a tu lista de clientes para poder aplicar todas las mejoras necesarias y, poco a poco, ir adaptando el contenido a sus gustos. ¡No será difícil!

Un consejo más, siempre envía una campaña de prueba para comprobar cómo se visualiza en el buzón, así comprobarás bien el efecto que producirá en tus clientes cuando lo reciban. ¡Mucha suerte!

 

Javiera Cortés Suárez, Content Manager Junior en Mailify España.

 


ÚLTIMOS POSTS

 

 

 

 

 

 

QUÉ ES EL WHITE MARKETING

Frío o calor, playa o montaña, digital o analógico, blanco o negro… eternos contrarios y siempre origen de debates y discusiones. El Marketing no iba a ser menos y a raíz del fraude publicitario, sobretodo en el ámbito de Internet, ha surgido una nueva corriente, una nueva manera de entender el Marketing que arroja algo de luz a este sector, una nueva filosofía que busca la transparencia y la calidad para el cliente por encima de cualquier cosa: el White Marketing.

El término, acuñado por el publicista Roberto Blanco Brime, pretende ser un certificado de calidad hacia los clientes haciendo frente al Marketing masivo invasivo que siempre se ha desarrollado (lo que podríamos llamar también a nivel extremo como “Black Marketing”).

Este nuevo Marketing garantiza ética, responsabilidad, eficacia y transparencia en todas sus acciones. El fin, y esto es lo más importante, es satisfacer todas las necesidades del clientes actual, ofreciéndole información específica para poder conectar con él.

Hace unos meses, en un artículo de marketingdirecto.com se recogía qué es considerado White Marketing y qué no, así que vamos a aprovechar esa clasificación para acabar de completar nuestra explicación.

¿Qué podemos considerar White Marketing?

¿Qué no podemos considerar White Marketing?

¿Qué no es White Marketing y puede ser considerado Black Marketing?

  • Publicidad display en sitios no go
  • Programática masiva
  • Remarketing
  • Publicidad invasiva
  • Venta a puerta

El cliente ha cambiado

Es obvio que el cliente ha evolucionado y requiere de mensaje concretos, personalizados al máximo, que supongan una experiencia positiva única con la marca y eso es lo que busca el White Marketing.

Si es así y todos somos conscientes de ello, ¿por qué la gran mayoría de marcas siguen valorando más la cantidad que la calidad? Ello no hace más que suponer pérdidas en: dinero, credibilidad e imagen de marca; lo que necesitará de gran cantidad de recursos y tiempo para poder contrarrestarlo.

Aunque parece sencillo de comprender, es algo a lo que la gran mayoría de marcas no están prestando la suficiente atención, entre otras aspectos, a causa de su fe ciega en la publicidad programática y los algoritmos que emplean sus softwares para dictaminar qué contenidos pueden ser relevantes o no para el cliente.

 

La publicidad programática y el caso YouTube

Veamos un ejemplo conocido para ver que es lo que el White Marketing pretende evitar. Todos tenemos en mente la polémica de hace unos meses con YouTube, descubierta por el periódico británico The Times, en la que se demostraba que varios grupos terroristas estaban ingresando cuantiosas sumas de dinero por la difusión de anuncios en sus vídeos.

Como es lógico, esto provocó una reacción en cadena haciendo que numerosas marcas internacionales interrumpiesen su publicidad digital hasta aclarar el asunto, ya que veían perjudicada gravemente su credibilidad e imagen de marca.

Algunas marcas achacaron este incidente a la publicidad programática. Y estaban en la cierto, ya que a pesar de la seguridad y las políticas de YouTube en contra de vídeos violentos, la cantidad de vídeos que se suben diariamente hacen casi imposible evitar que los vídeos de este tipo puedan acabar apareciendo previamente a anuncios de cualquier marca.

Y es que se aprovechan las ventajas de la publicidad programática y sus algoritmos para buscar la máxima segmentación posible (por edad, género, datos geográficos, etc.), pero no se cubren sus “vacíos”. En otras palabras, no se centran en la calidad de los contenidos con los que se relacionan los anuncios dando lugar a relaciones que perjudican gravemente la imagen de las marcas.

¿Es necesario un cambio de modelo?

Entonces, ¿tiene sentido la segmentación si después la marca acaba siendo asociada a contenidos de baja calidad? ¿Por qué las redes programáticas no son más transparentes respecto a los lugares en los qué aparecen los anuncios?

Son buenas preguntas para las marcas que siguen empeñadas en continuar con la misma concepción del Marketing, ya que no se trata de un problema leve ni mucho menos. El fraude publicitario mundial en el medio online se cuantifica que ascendió a 12.480 millones de dólares en el pasado año según los datos de The&Partnership.

Otro problema conocido por su gran repercusión en los medios también ha sido el de las noticias falsas de baja calidad cuya única misión es la de generar más anuncios, más clics y más volumen de tráfico sin tener en cuenta ni la pérdida de calidad ni de credibilidad de las marcas relacionadas a dichas noticias por insertar sus anuncios en ellas.

Por suerte, las grandes corporaciones están tomando decisiones en este aspecto, y por ejemplo, Google retiró el pasado año 1.700 millones de anuncios que infringían sus políticas publicitarias.

En definitiva, que hagamos publicidad digital no significa que con eso sea suficiente y que podamos seguir realizando el marketing intrusivo y masivo que se ha hecho hasta ahora, sino que se deben tomar cartas en el asunto y cambiar a la par que el cliente, evolucionar a un nuevo modelo y sobretodo centrarnos en el principio del White Marketing: CALIDAD por encima de cantidad.